San Martin 249. Viedma. Rio Negro - CP 8500

(02920) 425411

Legislación

Normativa Histórica

El DPA fue creado por la Constitución de 1957 (art. 46 y concordantes) y la Ley de Aguas N° 285, sancionada el 19 de Diciembre de 1961. En virtud de las atribuciones otorgadas por dicha Ley, el organismo tiene a su cargo la tutela, administración y policía de las aguas públicas y el consecuente uso y goce de las mismas por las personas particulares, a través del otorgamiento de concesiones, autorizaciones y permisos administrativos.

DPA se constituye en árbitro para discernir sobre el otorgamiento de los correspondientes derechos ante solicitudes que importen algún conflicto entre los peticionantes.

Es su competencia el estudio, construcción y administración de las obras de regulación hidráulica de interés general.

Se le atribuyó la regulación de la prestación del servicio de riego, fundamentalmente a través de canales artificiales; la ejecución de las obras necesarias para tal fin y la formación y funcionamiento de los consorcios de usuarios para la prestación del servicio respectivo por y para los propios interesados, a través de la figura de entes públicos no estatales sujetos a la regulación y control del DPA.

En 1980 se promulgó la Ley de facto N° 1.442 que otorgó atribuciones al DPA en lo concerniente a la prestación de los servicios sanitarios de agua potable y desagües cloacales, pasando a ser, a partir de la transferencia (concretada en 1992) de los Servicios que prestaba Obras Sanitarias de la Nación, el principal prestador en el ámbito de la Provincia.

Luego, en 1990, se sancionó la Ley N° 2.391 que creó el Régimen de Control de Calidad y Protección de los Recursos Hídricos Provinciales, instituyendo al DPA como autoridad de aplicación de la misma. Esta Ley proyecta al organismo hacia la dimensión ambiental en relación a los recursos hídricos provinciales.

Normativa Vigente

La Ley N°2.952, que aprobó el Código de Aguas para la Provincia de Río Negro, se sancionó el 28 de Diciembre de 1995 (B.O. N° 3.347 del 18-03-96). El nuevo Código produjo un ordenamiento de la legislación del sector, por lo que pasó a contener y a su vez derogó en forma implícita las normas anteriormente comprendidas por la Ley N° 285; N° 1.442 y N° 2.391. Actualmente, a partir del Digesto Jurídico (Ley K Nº4270) el texto consolidado del Código de Aguas se denomina Ley Q Nº2952.

El Código constituye un cuerpo único ordenado que involucra la tutela y administración de las aguas públicas y su uso por los particulares; el servicio de riego y drenaje; el servicio de agua potable y desagües cloacales; la ejecución de obras públicas de saneamiento e hidráulicas y los aspectos ambientales de protección y conservación de los recursos hídricos.

El Código de Aguas no tiene una reglamentación exhaustiva de sus disposiciones no operativas, pero existen Decretos del Poder Ejecutivo que han reglamentado cuestiones específicas, como por ejemplo, el Decreto N° 218/97, reglamentario del art. 60; el Decreto N° 315/99, reglamentario del art. 16 inc. d) y que establece el Régimen Sancionatorio del mismo.

Asimismo, conservan su vigencia los Decretos N° 1894/91 reglamentarios del Control de Calidad y Protección de los Recursos Hídricos (actual Libro Tercero del Código) y el Decreto N° 2.359/94 que organizó el Registro de Consorcios de Riego (reglamentando la Ley N° 285, hoy arts. 106 y siguientes del Código).

A partir de la sanción de la leyes Nº 3.183; Nº 3.184 y Nº 3.185, se produjo una importante transformación institucional en el organismo en relación al sector de los servicios de provisión de agua potable y de desagües cloacales.

La ley 3.183 aprobó el marco regulatorio para la prestación de dichos servicios

La ley 3.184 facultó al Poder Ejecutivo a crear una Sociedad del Estado denominada “Aguas Rionegrinas”, que tuvo por objeto fundamental la prestación directa de los servicios sanitarios, quedando el DPA como Ente Regulador.

El 29 de julio de 1999 se sancionó la ley Nº 3.309, que autorizó al Poder Ejecutivo a constituir una Sociedad Anónima, la cual se denominó “Aguas Rionegrinas Sociedad Anónima”(ARSA) y a la que se transfirió el contrato de concesión suscripto con la Sociedad del Estado el 28-07-98.

Otras normas

Por ley Nº3930 (B.O. Nº4275 del 27/01/2005) se amplió la competencia del DPA, otorgando facultades para el estudio, la planificación, desarrollo y ejecución de las obras de los aprovechamientos hidroeléctricos factibles de explotar sobre los ríos provinciales, canalizaciones específicas y de sistemas de riego en todo el territorio provincial, otorgándose prioridad a aquellos emprendimientos que propendan al aprovechamiento múltiple del recurso, armonizando los distintos intereses involucrados. Se incorporaron en consecuencia dos incisos al art.16 del Código de Aguas que establece las funciones del Organismo:

  1. l) Estudiar, diseñar y construir por sí o asociado a terceros obras de generación hidroeléctrica, estaciones de rebaje y demás infraestructura necesaria, con el objeto de posibilitar el autoabastecimiento energético provincial, atendiendo la demanda de industrias electrointensivas y exportación de la hidroenergía producida remanente.
  2. m) Podrá explotar instalaciones de generación hidroeléctrica existentes y futuras sobre cauces naturales, canalizaciones de distinto tipo y aprovechamiento de la energía mareomotriz. Para instalaciones de generación menor en caso de decidir su concesión, se dará prioridad a empresas del Estado provincial o municipal, municipios y cooperativas locales.

A partir de septiembre de 2005 entró en vigencia el Decreto Nº 1058/05, que aprobó la reglamentación del art. 16 inc. g) e i) del Código de Aguas, estableciendo pautas técnicas y procedimientos para la determinación de la línea de ribera y conexas en los cursos y cuerpos de aguas públicas de Río Negro.

Se sancionó asimismo la ley Nº 4112 (B.O. Nº4442 del 31/08/06), que instituye como autoridad de aplicación al organismo y establece la obligación para las empresas concesionarias de la actividad hidrocarburífera o sus operadoras, de ejecutar programas para el abandono de pozos que estipulen el sellado y aislamiento de los mismos y su acondicionamiento de acuerdo a criterios y tecnología para que la instalación final sea habilitada como pozo productor de agua.

Leyes descargables

Ley Q N° 2952

Decreto Provincial Q N° 1923-1996

Resolucuón 885-15 y 886-15